Portal informativo de análisis político y social

CARLOS SLIM EN BLANCO Y NEGRO

CARLOS SLIM EN BLANCO Y NEGRO

Dic 5, 2015

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

«Slim, biografía política del mexicano más rico del mundo», es la obra en la que Diego Enrique Osorno retrata en blanco y negro al empresario que en varias ocasiones ha encabezado la lista de los hombres más rico del mundo, al hombre que posee la fortuna que juntos tienen los 9 mexicanos más ricos que lo preceden.

Su presente y su pasado, sus hábitos y sus costumbres, sus temores y sus aficiones, sus filias y sus fobias, son tema de la obra del escritor que por vez primera atiende temas de dinero y de sumas, restas, multiplicaciones y divisiones, ya que siempre había escrito de temas sociales como los pobres de Oaxaca, las muertes en la Guardería ABC y el Cártel de Sinaloa, como un poder fáctico en el país.

Acompañaron a Diego Enrique Osorno en la presentación de su obra con prólogo de Jon Lee Anderson, Lydia Cacho, Antonio Ortuño y Guillermo Osorno, así como un centenar de visitantes a la Feria Internacional del Libro.

En el relato de los ocho años de trabajo para que esta obra viera la luz, Diego confesó que en varias ocasiones se vio tentado a abortar en la tarea y reconoció que en más de alguna ocasión fue Julio Scherer quien lo motivó con insistencia a que perseverara en su tarea de culminar con el libro.

Dijo también que en alguna ocasión estuvo tentado a enrolarse a trabajar de mesero en un Sanborns, para desde ahí como un empleado de Carlos Slim, contar la historia de un hombre al que igual se le rinde tributo, que se le sataniza.

 

De la niñez, a la compra de Telmex

Caricatura de Carlos Slim

En el libro se abordan, sin tapujos, temas que van desde la niñez difícil de Carlos Slim, en la que padecía bullying por la situación migratoria de su familia; habla de la muerte de su hermano que trabajó para una corporación policiaca y refiere con lujo de detalles la manera en la que se convirtió en dueño de Telmex.

Por supuesto para respetar el derecho de réplica y evitar futuras denuncias, en varias ocasione se entrevistó con Carlos Slim para que diera su versión sobre temas que en el libro se habrían de plantear.

«Nunca pensé que Slim me diera voz, sin condiciones, con el temario en mano me presenté a las entrevistasque por cierto en algún momento fueron tensas, se molestaba, me rebatía, se incomodaba en temas como la historia de su familia, su afiliación al PRI y su militancia con los Legionarios de Cristo».

«Durante mucho tiempo —confesó el autor— entrevisté a sus amigos, a sus enemigos, a colaboradores, a competidores, había incluso hasta soñado con él, jajajaja… no de la manera en la que se puede pensar y cuando estuve frente a él sólo tuve que controlar mis emociones».

«Fue difícil presentarme ante un hombre que a sus 75 años ha visto todo, tiene ya un formato para responder a las preguntas que se le puedan hacer, contesta acartonado; por ello tuve que recurrir a algunas estrategias como hablar de su biblioteca, el lugar en el que me recibió en una ocasión».

«Su faceta como lector voraz fue el momento de mayor empatía, dijo que tenía torres de libros en su recámara, escribe sobre los libros, es decir, contraataca al autor; incluso en eso me reflejé con él y pudimos hablar de muchos temas como su filantropía, el hambre que se padece en el país por más de 52 millones de mexicanos, e incluso le pregunté cómo era posible que tuviéramos al hombre más rico del mundo, en un país con tantos pobres», dijo Diego Osorno.

Sobre el tema concreto de la compra de Telmex, el libro le da voz al que fuera operador de Carlos Salinas de Gortari para las privatizaciones y se revela que había además de Slim, dos compradores potenciales que podrían haber ganado la partida, Roberto Hernández, que era el favorito por ser más amigo de Salinas y Javier Garza Delgado «El Manotas», que incluso era amigo de la infancia de Salinas de Gortari.

Cualquiera de los tres iba a ejercer ese monopolio en los próximos años, incluso para hacer fuerte a Slim se unieron una veintena de empresarios como Claudio X González, Ángel Peralta y muchos más que fueron determinantes para que la venta se resolviera de la manera en la que ocurrió.

Incluso el escritor Diego Osorno se atreve a exponer que Slim no es un prestanombres de Carlos Salinas de Gortari, ya que en cuanto asumió el cargo Zedillo, un eterno enemigo de Salinas, Slim trabajó de manera institucional con el nuevo gobierno y le ofreció todo el apoyo posible para rescatar a la televisora del Sistema, Televisa,

«es decir, no es prestanombres de Salinas, pero sí es prestanombres del sistema, lo que es peor», dijo enfático el autor de la biografía.

 

Los temas políticos

Salinas, Slim y Azcarraga

Sobre el sitio en el que se encuentra Slim en el espectro político, Diego Osorno aseguró que Carlos Slim fue militante activo del PRI hasta el año 2000, incluso fue de los pocos que en persona se presentó después de la elección y le dio un abrazo de solidaridad al candidato presidencial perdedor, Francisco Labastida Ochoa; sin embargo, también se supo que ayudó económicamente a Los Amigos de Fox.

Es decir, desde la transición se ha dedicado a estar con un pie en un lado y con el otro en una posición distinta. En el 2006 estuvo de cerca con Andrés Manuel López Obrador, pero también apoyó a Felipe Calderón.

El libro que aborda la biografía de Carlos Slim con cifras y datos, también tiene en la variable política una aportación importante, si es una historia de su vida, de la visión empresarial de este personaje que tiene una habilidad matemática fuera de serie,

«pero la perspectiva político-social era lo que más me interesaba indagar», expuso Diego Enrique Osorno.

Y a sus 75 años, a juicio de Diego Osorno, Carlos Slim está muy lejos del retiro, sigue siendo un hombre que ha hecho la parte más cuantiosa de su fortuna en este país, aunque también ha tenido injerencia en negocios en Latinoamérica y en Europa, ahora se apresta a invertir en el petróleo y en el gas, aprovechando las reformas políticas que se hicieron a iniciativa del presidente Peña Nieto.

 

El bien o el mal

A la pregunta de si Carlos Slim le ha hecho un bien o un mal a México, el autor de la biografía expuso que para responderla tienen que recurrir a una expresión más puntual de parte del investigador Gerardo Esquivel, que mediante un estudio sobre desigualdad extrema en México, dice que «el monopolio de las empresas de telecomunicaciones de Carlos Slim había significado la pérdida de bienestar superior a los 129 mil millones de dólares para los mexicanos, aproximadamente 1.8 del Producto Interno Bruto por año». Esto se debía a la falta de competencia y a la alta concentración del mercado en el marco de un sistema legal abiertamente funcional.

Está claro que el papel de Slim como concentrador de un mercado tan importante como es el de las telecomunicaciones, generó una falta de bienestar para el resto de los mexicanos, aunque no estamos seguros que esos 129 mil millones de dólares que se plantean, hubieran sido repartidos equitativamente entre cada uno de los mexicanos.

En el tema de la filantropía que caracteriza a Carlos Slim, Diego Osorno reconoció que es uno de los mayores filántropos que hay hasta ahora, ya que sus acciones de apoyo han impactado a 35 millones de mexicanos.

Sin embargo, pidió que a Slim no se debe comparar con el resto de los empresarios mexicanos, sino que por la fortuna que tiene se le tiene que medir con otros estándares, se le tiene que comparar con Bill Gates, Zuckerberg, quienes están haciendo una filantropía radical, ellos están hablando de donar la mitad de sus fortunas para ponerlas al servicio de los más desposeídos. Incluso el dueño de Facebook acaba de anunciar la donación de 45 mil millones de dólares, el 99% de las acciones de Facebook y en esa comparación está muy rezagado Carlos Slim.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad